VENDEDORES AMBULANTES SE RESISTEN A ACATAR MEDIDAS SANITARIAS

Pese a la emergencia sanitaria por la propagación del temible Coronavirus, vendedores ambulantes siguen adueñándose de los alrededores de los mercados de San Juan de Miraflores para vender su mercadería sin las medidas de higiene exigidas.

Ante esta grave situación, serenos, personal de Fiscalización de la Municipalidad de San Juan de Miraflores, junto con la Policía Nacional, decomisaron sus productos a decenas de informales instalados ilegalmente en los alrededores del Mercado Ciudad de Dios y Señor de Muruhuay.

El subgerente de Fiscalización de la Municipalidad de San Juan de Miraflores Miguel Aste, señaló que en reiteradas veces se les exhortó para que guarden sus cosas, no vendan productos prohibidos, respeten el orden, así como la distancia social, pero no toman conciencia de la pandemia que nos azota, hacen caso omiso y retornan al mismo lugar sin entender que es para resguardar su salud y la de los asistentes al mercado.

También informó que sostendrá una reunión con la DISA-Sur para disponer se tomen   muestras a los comerciantes de los mercados del distrito para descartar casos de COVID-19, teniendo en cuenta la gran afluencia de público que diariamente asiste a adquirir sus alimentos que podría contraer la enfermedad.

“Los desalojamos, vuelven a regresar y apropiarse del lugar, a pesar de que todos los días hacemos operativos conjuntamente con la Policía Nacional, pero los ambulantes no acatan las disposiciones y en ocasiones se ponen violentos”, refirió el funcionario edil.

El operativo se ejecutó en las Av. Hernando Lavalle, Av. Nepomuceno Vargas, Av. San Juan con Av. Los Brillantes y Av. Torres Paz con la Av. Los Héroes.

A pesar de la resistencia de los comerciantes informales, la comuna de San Juan de Miraflores continuará con un control estricto en los alrededores de los centros de abastos de la jurisdicción para evitar la venta ambulatoria y la aglomeración de compradores, lo que lleva a no respetar las medidas de prevención como la distancia social que puede salvar vidas.