AMBULANTES SIGUEN PONIENDO EN RIESGO LA SALUD DE CIENTOS DE COMPRADORES

Caos y desorden continúan ocasionando vendedores ambulantes que incumplen el aislamiento social obligatorio y las medidas sanitarias para prevenir el Coronavirus e invaden los alrededores del Mercado Ciudad de Dios.

Personal de la Subgerencia de Fiscalización de la Municipalidad de San Juan de Miraflores, junto con la Policía Nacional, diariamente los instan para que mantengan la distancia social obligatoria, el orden y no arrojen desperdicios en la vía pública, si no quieren que se les decomise sus productos, pero hacen oídos sordos a las recomendaciones de las autoridades.

El subgerente de Fiscalización de la comuna sanjuanina Miguel Aste, indicó que se ejecutan reiterados operativos en la zona, pero los comerciantes informales infringen las ordenes poniendo en peligro su propia vida y la de los clientes promoviendo el contagio del COVID-19, al convertir el lugar en un foco infeccioso.

Advirtió que los productos de aquellos que incumplan las medidas sanitarias serán decomisados diariamente y la mercancía perecible, de acuerdo a la normativa establecida, procederá a ser donada a las familias necesitadas del distrito.

Cabe resaltar, sin embargo, que muy cerca al mercado Ciudad de Dios, en la calle Hernando Lavalle, alrededores del Mercado Señor de Muruhay, los comerciantes sí respetan su área de venta manteniendo los espacios para la venta de su mercadería.

Aste refirió que gracias a la colaboración de los mismos vendedores se han recuperado espacios que eran intransitables, donde no se podía caminar, pero que ahora lucen accesibles para los compradores.

La Municipalidad de San Juan de Miraflores continuará con las intervenciones sorpresa en los alrededores de los centros de abastos para impedir la venta ambulatoria y la aglomeración.